Click en el cuadrado de abajo para ver el video

Para poder ver el video tendrás que esperar 15 segundos después de hacer click en la parte de arriba.



































































































































Cáncer alimentación y prevención

Cáncer alimentación y prevención. El cáncer en algunos casos concretos se sabe que se presenta debido a u efecto genético o una predisposición genética, pero inclusive en este tipo de casos, la alimentación tiene un importante papel en la aparición de la enfermedad.

Por todo ello, también los cambios en nuestra alimentación jugarán un papel importante en la prevención del cáncer. Y por otro lado, la alimentación es un punto clave una vez se ha detectado la enfermedad. La corrección de una nutrición inadecuada que ocasiona la enfermedad o que provocan los tratamientos contra ella va a influir de manera decisiva en la respuesta final al tratamiento y en la curación de esta terrible enfermedad.

Cáncer alimentación y prevención

Cáncer alimentación y prevención

El cáncer ¿que sabemos sobre la enfermedad?

El cáncer es una de las enfermedades más frecuentes en el mundo y es la segunda enfermedad mortal en los países industrializados. Pero, la distribución de los diferentes tipos de cáncer no es la misma en todos los países.

Esto quiere decir que en la aparición de la enfermedad influyen los factores ambientales. Más del 90% de los cánceres en los países industrializados puede ser atribuida al estilo de vida que llevan las personas, hábitos tales como el tabaquismo y la alimentación, y las influencias del medio ambiente, como la contaminación ambiental.

Una tercera parte de los casos de cáncer se relacionan directamente a la alimentación.

Con el término cáncer nos referimos a una masa anormal de tejido caracterizada por el crecimiento incontrolado de las células que lo componen, y que al ir creciendo se expande localmente y a distancia, llegando a causar la muerte del individuo que lo padece. El crecimiento del tejido canceroso es autónomo y compite con el tejido normal para la obtención de suministros energéticos y sustratos nutritivos.

El cáncer nace a partir de una única célula, la cual se ha “transformado” y, entonces, es capaz de crecer y multiplicarse sin fin hasta dar una masa más o menos grande, que es lo que nosotros detectamos. En el origen de esa transformación está la aparición de unos defectos en el material genético de la célula que a veces son conocidos y otras veces no.
Algunos virus, las radiaciones ionizantes y ciertas sustancias químicas son los tres grandes grupos de agentes con potencial de transformar una célula normal en una célula cancerosa; se conocen como sustancias carcinogénicas o carcinógenos. En la alimentación se ha descrito la presencia de carcinógenos químicos que son causa de cáncer.
Los carcinógenos químicos que encontramos en los alimentos actúan lesionando los genes de la célula y “transformándola” en una célula cancerosa por un mecanismo generalmente indirecto. Esto quiere decir que los carcinógenos (mejor llamarlos procarcinógenos) requieren el cambio de su estructura dentro de nuestro organismo; se forman así nuevas sustancias, que son los carcinógenos finales (carcinógenos propiamente dichos). Hay que considerar que, aunque en este texto se consideran distintos agentes por separado, muchos de ellos pueden actuar en equipo y potenciar los efectos de otros carcinógenos.

Cáncer y alimentación

Para producir un cáncer no sólo es necesaria la presencia del carcinógeno en el organismo. Deben concurrir otras circunstancias, como son la presencia de dosis suficientemente altas de carcinógeno en el organismo, la presencia de sustancias (llamadas promotores) que ayudan al carcinógeno a producir su daño en las células y a que este daño progrese, la capacidad de regenerar el daño producido por parte de las propias células dañadas y de células del sistema inmunológico (linfocitos), y la presencia o ausencia de sustancias anticarcinógenas que pueden provenir también de la alimentación. A esto debemos añadir la predisposición genética del individuo.
Los promotores suelen ser hormonas que nosotros mismos fabricamos, por ejemplo los andrógenos y los estrógenos, o sustancias externas como herbicidas o ciertos fármacos como el fenobarbital; pero también hay promotores en los alimentos que ingerimos, por ejemplo los ésteres de forbol (de los tés de hierbas) o el safrol (del azafrán y la pimienta negra). Los promotores no tienen potencial de producir un cáncer por ellos mismos.

En resumen, tres son los aspectos de la alimentación que hemos de considerar por su relación con el cáncer y de los que se hablará en otros capítulos:

1. Su contenido en carcinógenos y procarcinógenos (por ejemplo, la aflatoxina B1 o las nitrosaminas y amidas);
2. su contenido en potenciadores (por ejemplo, los ésteres de forbol);
3. la falta o la presencia en la alimentación de factores protectores (anticarcinógenos).
Los carcinógenos y los anticarcinógenos pueden o no ser nutrientes, ya que en ocasiones están presentes en los alimentos pero carecen de valor nutritivo.

Sustancias carcinógenas

Algunos carcinógenos se forman durante la manipulación de los alimentos, ya sea para su conservación o durante el cocinado. Es el caso de carnes y pescados que han sido preparados a la brasa o ahumados y que contener hidrocarburos aromáticos policíclicos como el benzopireno, que está también presente en el café tostado. Las nitrosaminas son otros carcinógenos que aparecen por reacción entre aminas de alimentos y nitritos que se usan como aditivos alimentarios.
Los hidrocarburos aromáticos policíclicos, además de estar presentes en alimentos que han sido preparados a la brasa o ahumados, también lo están en aquellos alimentos que han sido cultivados en zonas con elevada contaminación ambiental debida a la combustión de derivados del petróleo o del carbón.
Los carcinógenos también pueden ser sustancias producidas por la actividad industrial, como los edulcorantes artificiales, o los nitritos que se utilizan como aditivos alimentarios.
Otros simplemente son sustancias que se incorporan a los alimentos a través del aire o el agua o de microorganismos que pueden crecer en ellos. Es el caso de la aflatoxina B1, producida por hongos que crecen en lugares de almacenamiento de maíz, cacahuetes, etc.
Por último, algunos carcinógenos son productos naturales, que están de forma natural en los alimentos. Algunos ejemplos son: el alcohol; las metilxantinas (cafeína, teobromina) del café, el té, las colas y el cacao; los ésteres del forbol encontrados en tés de hierbas; los nitratos de las espinacas; las hidrazinas de las setas; el safrol en el azafrán y la pimienta negra; y los alcaloides de la patata.

Sustancias anticarcinógenas

En la alimentación también encontramos sustancias anticarcinógenas, que resultan de vital importancia en la prevención del cáncer. La ingesta abundante de frutas y verduras o de alimentos con alto contenido en fibra tiene un efecto protector contra el cáncer. Corresponden, en general, a alimentos ricos en vitaminas antioxidantes, en otros antioxidantes, en ciertos minerales y en fibra. Entre ellos cabría citar el ácido fólico, la vitamina C, la vitamina E, los ß-carotenos y el selenio. Sin embargo, se ha observado que este efecto protector demostrado por los alimentos desaparece cuando se aporta el nutriente aislado (la vitamina C, por ejemplo, como suplemento en forma de pastillas) e, incluso, pueden ser responsables de efectos adversos indeseables como el incrementar la incidencia de cáncer.

En conclusión…

Como resumen, no debemos asustarnos. Es cierto que se han descrito sustancias con potencial carcinógeno en los alimentos que ingerimos: nitratos de las espinacas, hidrazinas de las setas, alcaloides en la patata… pero ninguno de ellos supone un riesgo cuando existe un consumo moderado de estos alimentos y si la dieta es variada. Así, debemos ser partidarios de una alimentación equilibrada y saludable, en la cual los alimentos sean variados, estén en cantidades moderadas, donde las frutas y verduras, los cereales integrales y las legumbres jueguen un papel importante, donde se reduzca la ingesta de grasas animales, de ahumados y salazones, y donde todo ello se acompañe de actividad física, se elimine el tabaquismo, se disminuya el alcohol, y se reduzca la obesidad y el sobrepeso. De esta forma se conseguirán otros efectos beneficiosos como son los cardiovasculares y los metabólicos. También es importante resaltar que no debemos tomar suplementos de vitaminas, a no ser que exista una deficiencia real y así nos lo indique el médico. Otras medidas incluyen lavar cuidadosamente todas las frutas y verduras antes de consumirlas para eliminar residuos de pesticidas y herbicidas artificiales.

Proteínas y grasas

Las proteínas

Los estudios no han demostrado con claridad la relación entre las proteínas (por ellas mismas) y el cáncer. En el caso de investigaciones que han encontrado alguna relación, por ejemplo, entre el cáncer de colon y recto y el cáncer de mama y el mayor consumo de proteínas de origen animal las dietas estudiadas también eran ricas en grasa saturada, lo que podría inducir a error en la interpretación de los resultados.
En cambio, se ha encontrado que los alimentos proteicos como carnes y pescados que han sido preparados a la brasa o ahumados contienen hidrocarburos aromáticos policíclicos, con alto potencial de producir cánceres.
Por su parte, el cocinado de carnes y pescados, por reacción entre las proteínas y los azúcares, produciría la formación de aminas aromáticas heterocíclicas, también con potencial cancerígeno.

Las grasas

Los estudios epidemiológicos encuentran una relación entre las dietas ricas en grasas (esto es, cuando las grasas suponen más del 40% de la energía total consumida) y un mayor riesgo de cáncer de pulmón, de próstata, de mama, de ovario, de endometrio y de colon si se compara con dietas pobres en grasa (esto es, menos del 20%). Los estudios también apuntan que la relación del cáncer y las grasas sería debido a las grasas saturadas.
El modo de cocinar es muy importante en la producción del cáncer. El benzopireno y otros hidrocarburos aromáticos policíclicos están presentes en la superficie de todas las carnes y pescados cocinados en barbacoas, así como en las carnes y pescados ahumados.

Grasas, obesidad y cáncer

La obesidad, como factor directamente relacionado con el mayor consumo de grasas, se relaciona con el cáncer de colon, de endometrio, de vías biliares, de riñón, de esófago, de mama en mujeres posmenopáusicas y, quizás, con el de próstata. El mayor riesgo de cáncer comienza ya a partir de valores de índice de masa corporal (IMC) de 25 kg/m2 y aumenta conforme lo hace el IMC (IMC=peso dividido entre la altura al cuadrado).

La dieta rica en grasa podría aumentar el riesgo de cáncer de colon por incremento en la concentración de ácidos biliares en el intestino, los cuales son metabolizados en sustancias carcinogénicas por las bacterias que hay allí. Las grasas también producen en su metabolización numerosos radicales libres con potencial carcinogénico.

Sin embargo, puesto que en la alimentación entran muchas sustancias en juego, no se ha establecido una relación directa de causa y efecto entre la grasa y la obesidad y el cáncer. Así, se dice que las dietas con poca grasa probablemente llevan asociadas otras mejores alimentos y del estilo de vida, por ejemplo menos tabaquismo o menos sedentarismo, factores que también originan cáncer. De hecho, hay estudios que no encuentran relación entre grasa y cáncer en humanos.

Dr. José Félix Meco
Especialista en Medicina Interna
Medico consultor de Advance Medical

Deborah Blasco
Enfermera especialista en Nutrición
Enfermera consultora de Advance Medical

Fuente: mapfre.com




Sobre el Autor


maco2Mac Perez Lopez
Gmail
@disca_online

VPS Hosting y desarrollo web, una buena opción de ingresos para discapacitados

VPS Hosting y desarrollo web, una buena opción de ingresos para discapacitados. En la actualidad, conseguir un empleo es muy complicado, en especial para las personas que viven con alguna discapacidad, publicidades de que las personas con discapacidad se integren al mundo laboral ha aumentado.
Una buena opción para comenzar a generar ingresos es el desarrollo web, ya que la persona puede desempeñar esta labor desde la comodidad de su hogar, pero lógicamente para ello primero deberá capacitarse, para esto realmente se necesitan algunos pocos materiales que incluso vienen en la mayoría de equipos con Windows, por lo que al principio no se requerirá muchos programas.Incluso en internet se puede encontrar un sin fin de material que puede utilizar, así como guías de plataformas que brindan un sistema completo el cual solo se necesita algo de intuición para poder configurar, como es el caso del CMS WordPress.También es importante conocer un poco sobre servidores necesarios para alojar una web, que en internet podemos encontrar desde un plan básico de alojamiento web hasta un VPs hosting.

¿Qué es un VPS Hosting?

VPS Hosting o servidor privado virtual, es un servicio de alojamiento web que requerirás si estás usando un plan de alojamiento compartido, o plan de alojamiento web básico. Lo que ofrece un VPS Hosting es un ambiente parcialmente aislado, además que te da un mejor control y una mayor capacidad de hacer cosas más avanzadas con tu página web. El VPS Hosting se divide en contenedores y este tipo de servidores están menos expuestos a cualquier riesgo.Para que podamos entender lo que es un VPS Hosting, primero debemos saber lo que es un servidor dedicado.Un servidor web ofrece privacidad, seguridad y los recursos dedicados, con este tipo de alojamiento web no tendrás la necesidad de compartir tu espacio y competir con otros sitios web por el ancho de banda, velocidad o el espacio de almacenamiento.Con un VPS Hosting la situación es muy similar, aunque todavía sigues compartiendo el servidor físico con otros editores, pero cuentas con un poco de ese espacio privado dentro de un espacio compartido.

¿Porque utilizar un VPS hosting?

Lo importante de utilizar un VPS Hosting es que el servidor puede dividirse en varios servidores virtuales más pequeños, administrando a cada uno con un poco de memoria RAM y espacio del disco duro.Al adquirir este tipo de servidor virtual, disfrutarás de una experiencia más aislada, no te verás en la obligación de compartir tu servidor virtual con otros clientes, pero no debes olvidar que aun compartes algunas cosas con los clientes del servicio de alojamiento web.El VPS Hosting es el tipo de servidor o alojamiento web adecuado para las pequeñas empresas que no desean compartir su servidor con otros y que están dispuestos a pagar por ello.

VPS Hosting ventajas y desventajas

El VPS hosting es un servicio de alojamiento web que como todo en la vida, tiene sus ventajas y:El VPS hosting puede ser configurado en unos cuantos minutos. El VPS hosting es mucho más fiable que un plan básico de alojamiento compartido, con el VPS tu sitio web no se verá afectado por algún cliente ya que este acaparando los recursos. El VPS Hosting te brinda mayor acceso a la configuración del servidor, pues tu mismo podrías controlar la configuración, así mismo puedes crear y eliminar sitios web de tu VPS Hosting cuando desees. Cada sitio puede contar con un propio panel de control Cada sitio puede tener su propio panel de control El software puede ser instalado y modificado Es más seguro. Otra de las ventajas de VPS es la posibilidad de personalizar tu sistema operativo, algo que se puede hacer con un servidor dedicado, también, pero no con alojamiento compartido.Hay algunas desventajas VPS:Necesitas saber un poco más sobre la administración del servidor. El costo es algo elevado. Un VPS no administrado puede parecer una opción barata, pero si no sabe lo que estás haciendo, la fijación de un fallo sale caro. La elección de un plan puede ser complicada.

No comments.

Leave a Reply