Cine para personas sordo ciegas

Discapacidad 23 Jun 2010 // Discapacidad y Tecnologia



Un sensillo equipo permite disfrutar del cine a personas sordo ciegas

Se trata de una tecnología innovadora que ‘tarda 20 minutos en instalarse’

Cine Accesible’ quiere que las personas con discapacidad vayan al cine en las mejores condiciones.

Un desarrollo tecnológico innovador único en España permite que las personas con ceguera o sordera puedan ver películas de cine acompañados por otras sin discapacidades sensoriales a través de un sistema de audífonos y subtitulados. El proyecto, denominado Cine Accesible, consiste en “un sencillo equipo que tarda veinte minutos en instalarse en una sala de cine”, explica uno de sus promotores, Dimas Lasterra, de la productora Navarra de Cine.

La Fundación Orange ha presentado en el Centro de Referencia Estatal de Discapacidad y Dependencia de San Andrés del Rabanedo (León) las características de este servicio, que ofrece de forma itinerante en diferentes ciudades.

El proyecto Cine Accesible es una iniciativa destinada a propiciar que las personas con discapacidad acudan al cine en las mejores condiciones posibles, ya que el cine, el teatro y los espectáculos en general siguen siendo territorios prácticamente vedados para este colectivo, que en España está integrado por tres millones y medio de personas y supone el 9% de la población total. La iniciativa surgió en 2003, en el marco del Festival de Cine de Pamplona. Entonces se celebraba el Año Internacional de la Discapacidad y el colectivo de personas con discapacidad sensorial de Pamplona solicitó participar en el evento cinematográfico.

“Nos encontramos que, excepto en el Reino Unido y Estados Unidos, en ningún país se trabajaba con la posibilidad que este colectivo pudiera asistir a una sala de cine, por lo que comenzamos en desarrollo de una tecnología que lo hiciera posible”, recuerda a DiCYT Lasterra.

El modelo

Entonces, la productora Navarra de Cine creó un modelo basado en el empleo de tecnologías ya existentes (audiodescriptores y subtitulado) que se sincronizaba con la proyección de la película, tanto si está estaba en formato analógico de 35 milímetros como digital. Aunque las personas con grave discapacidad visual o auditiva tienen a su mano productos cinematográficos exclusivos (servicio de audiodescripción o de subtitulado en DVD, por ejemplo), no tenían la posibilidad, especialmente los primeros, de compartir una película con sus allegados.

En cada película, los técnicos trabajan unas cuatro semanas facilitando la accesibilidad “a través de la construcción de códigos de tiempo, bocadillos que indiquen circunstancias no dialogadas o subtítulos a través de códigos de colores”. Después, todo este trabajo se digitaliza y se conserva hasta la sincronización con la película en la sala. La productora convierte en accesibles entre 12 y 15 títulos al año, generalmente grandes producciones estadounidenses, cine español y películas de animación, para el público menor de edad.

Lasterra recuerda que la metodología empleada para el desarrollo de esta tecnología ha sido a través de “ensayos prueba-error”. “En 2003, comenzamos proyectando la película y, con un locutor, transmitiendo con un micrófono a los audífonos la audiodescripción. Esta información era a su vez trasladada a una presentación de PowerPoint para la realización de los subtítulos. Esta forma de trabajar era inviable.

Ahora, todo está automatizado: con un pequeño equipo móvil, tardamos 20 minutos en instalar el proyector, los auriculares y el servicio de subtítulos en una sala”, recuerda. En 2006, la Fundación Orange se fijó en la iniciativa y la comenzó a difundir por diferentes lugares de España.

Fuente: Dicyt

Deja tu comentario