Discapacidad y superación historia de Sean Stephenson

Discapacidad y motivación: Osteogénesis Imperfecta le impidió su normal desarrollo pero no por eso abandonó sus metas, ahora es psicoterapeuta y orador motivacional

Se han dado cuenta que las personas que más problemas tienen en la vida, suelen ser los que ponen mucho más empeño en su lucha por lograr la felicidad?.

Sean Stephenson, es un claro ejemplo de esto, poseedor de un positivismo que incita a las personas a ser siempre optimistas desde el momento en que se levanta de la cama hasta el final del día.

Te invito a conocer la historia de este inusual personaje.

¿Quién es Sean Stephenson? ¿Cuál es su historia?

Sean Stephenson, nació con una enfermedad que no le permitió desarrollarse normalmente dejándolo con tan solo 90 centímetros de estatura y tan frágil que podía tener una fracturarle una costilla con un ataque de tos, además de eso no podía caminar como un niño normal y vivía atormentado por el dolor. La gente lo miraba todo el tiempo.

Nacido con una enfermedad que lo dejaría de una estarura extremadamente pequeña (90 cms de alto) y tan frágil que un ataque de tos podría fracturarle una costilla, Sean Stephenson no podía caminar como un niño. Estaba atormentado por el dolor. La gente lo miraba todo el tiempo.

Excepto en Halloween

En Halloween, todo el mundo parecía diferente. Su apariencia física distinta, consecuencia de la osteogénesis imperfecta, le ayudó a integrarse, y le gustaba eso.

Pero en la mañana del Halloween de 1988, se rompió la pierna después de quedar atorado en el marco de una puerta.

Su día favorito se convirtió en una agonía. Estaba histérico hasta que su madre le hizo la pregunta que cambiaría su vida: “Is this going to be a gift or a burden?” (“¿Esto va a ser un regalo o una carga?”)

Dos décadas más tarde, el hombre que al nacer se suponía que sobreviviría sólo 24 horas estaría haciendo todo lo posible para convertir lo que parece ser un desafío insuperable en un regalo – a sí mismo ya los demás.

Stephenson, de 33 años, es un psicoterapeuta, orador y motivador. Su libro, “Get Off Your ‘But,’ ” fue puesto a la venta hace tres años y por esas mismas fechas terminó la filmación de un documental piloto para A & E. Quiere graduarse  de un doctorado en hipnosis clínica, tiene la idea de postularse para el Congreso, después de que abra orfanatos para niños con discapacidad y un campamento de verano destinado a eliminar el “auto-sabotaje” en los niños.

“Yo abrazo mi vida”, dijo una mañana desde el piso 17 de la Torre Oakbrook. “He vivido la vida de una estrella de rock.”

Al igual que cualquier orador motivacional que ha tomado el micrófono, Stephenson tiene ocurrencias similares en todas sus conversaciones.

“El auto-sabotaje es el mayor problema del planeta”“Si alguien te dice que no, estás hablando con la persona equivocada”.  “Comparar lleva a la desesperación”“la equidad es una ilusión” son sus pensamientos favoritos.

También subraya que “la conexión”, que él define como “un cambio de nuestra humanidad”, es muy diferente de la comunicación, del intercambio simple de información. Entendiendo que la diferencia puede ser una de las herramientas más poderosas en el cambio de la vida de las personas.

Teniendo en cuenta de dónde viene, es difícil despedirse de Stephenson en las librerías, en los seminarios de negocios aunque éstos sean en línea.

Nacido en Chicago y criado en La Grange, Stephenson ha soportado más de 200 fracturas óseas desde el momento en que tenía 18 años. Su trastorno genético, que también impide su crecimiento, lo dejó con los brazos tan cortos que no es capaz de alcanar la parte superior de su cabeza.

“Pierdes tu ego muy rápido”, dijo Stephenson, quien pesa unos 47 kilos y quien es una de las cerca de 50,000 personas en Estados Unidos con algún tipo de osteogénesis imperfecta. “Había cosas por las que yo estaba muy incómodo.”

http://www.youtube.com/watch?v=OQMEl-wOUPE

En los vehículos viaja en un asiento para niños. Él necesita un bastón para presionar los botones del ascensor. Su padre a menudo lo carga a todos lados. Y cuando no usa su silla de ruedas, debe deslizarse por el suelo“como un pingüino”, dijo.

Siempre le da el crédito a sus padres, Gregg y Gloria Stephenson, que viven con él en Oak Brook, y a su hermana, Heidi, cuando le cuestionan acerca del desarrollo de su fuerza interior. Después de esa fatídica lección de Halloween, el apoyo físico que día a día dan a su hijo, los Stephenson destacan algunos conceptos básicos: lo hicieron centrarse en lo que puede hacer y desechar lo que no puede. Usaron un reloj de arena para contener sus lapsos de auto-compasión a 15 minutos al día. Durante sus frecuentes ataques de dolor, le pedían que visualizara recuerdos agradables.

Y se negaron a esconderlo de los demás.

“Tu decides hacerle frente a esto”, le dijo su mamá.

Añade a su padre: “Tratamos de inculcarle muchas cosas positivas en su vida, él las tomó y entendió que todo se reduce a que uno hace todo con lo que tiene.”

Stephenson pronto descubrió que compartir su vulnerabilidad con la gente ayuda a que se abran a él. Se dio cuenta de que podía utilizar esto para ayudar y se convirtió en un orador motivacional a los 17 años, aunque se desempeñó como portavoz de la osteogénesis imperfecta desde los 11 años de edad.

Con la especialización en ciencias políticas por la Universidad DePaul, Stephenson trabajó como pasante para el presidente Bill Clinton – hay un video testionio de esto en el sitio web de Stephenson – y para el representante William O. Lipinski antes de graduarse con honores en 2001.

Trabajando como orador motivacional, Stephenson era abordado por personas que querían compartir sus problemas personales con la esperanza de que él les pudiera dar una respuesta. Eso le llevó a alcanzar un título en psicoterapia y practica la “terapia de avance”, en el que Stephenson da una sesión intensa de 12 horas para transformar la vida de una persona.

“Ser de 90 cms de altura y estar en una silla de ruedas es aproximadamente 2 por ciento de lo que soy. Soy más que capaz. Estoy jugando en las grandes.”

Ver más historias de discapacidad y superación

No comments.

Leave a Reply