Fibromalgia causas epidemiología y diagnóstico

Fibromalgia causas epidemiología y diagnóstico. Fibromalgia es una palabra que proviene de la unión del latín y el griego, fibra (Latín), que se refiere al tejido conjuntivo, mio (Griego), que significa músculo, y algia (Griego), cuyo significado es dolor.

Es un trastorno que está asociado al dolor crónico generalizado y fatiga, la fibromalgia también provoca problemas de memoria y cambios en el estado de ánimo.

Se cree que solo en Estados Unidos afecta aproximadamente al 4 % de la población, la fibromalgia se presenta con mayor frecuencia en mujeres adultas, pero puede afectar a niños, ancianos y hombres.

Fibromalgia causas epidemiología y diagnóstico

Fibromalgia causas epidemiología y diagnóstico

Por lo general, los síntomas se empiezan a manifestar entre los 30 y 50 años de edad. La fibromialgia no es una enfermedad, sino una constelación de síntomas que pueden controlarse.

Este trastorno se caracteriza por ser una entidad crónica con presencia de dolores generalizados y un agotamiento profundo, acompañado de otros síntomas. Principalmente afecta a los tejidos blandos del cuerpo: tendones, ligamentos, músculos.

Causas

La causa de la enfermedad es desconocida, pero existen numerosas líneas de investigación:

  • Muchas veces se manifiesta la enfermedad después de un trauma que normalmente afecta al sistema nervioso central
  • Hay evidencia de un patrón de herencia.
  • Otros investigadores opinan que es causada por un microorganismo infeccioso, como un virus o un micoplasma.
  • Un grupo demostró que en el cerebro de los pacientes  la sustancia P, un neuroquímico del cerebro, se encuentra a unos niveles tres veces más altos que en el cerebro de los controles (sin la enfermedad).
  • La serotonina, un neurotransmisor que modifica la intensidad del dolor percibido por el cerebro, parece estar en niveles deficientes en los pacientes con FM.
  • Los investigadores intentan determinar si se trata de una reacción exagerada a estímulos normales o si se trata de una respuesta amplificada a estímulos verdaderamente dolorosos.

Epidemiología

Es más frecuente en la mujer, siendo el colectivo de las trabajadoras el más afectado, de manera que la FM contribuye al estrés relacionado con el empleo y la vida doméstica. También afecta a gente de otros sectores de la población: mujeres de cualquier edad, a todas las razas del mundo y a los hombres.

No hay estudios suficientes para cuantificar las personas afectadas. En Estados Unidos las cifras de afectados que se manejan oscilan entre los 4 y los 10 millones de personas.

En resumen:

Prevalencia global del 2,37% (4,2% en mujeres y 0,2% en hombres)

5-7 % de las consultas en Atención Primaria.

10-20 % de las consultas en Reumatología.

80-90 % de los casos se trata de mujeres de 30-60 años.

Raro en edad infantil y >65a.

Es la causa mas frecuente de dolor musculoesquelético crónico difuso.

  • Dolor: La severidad varía de día en día, puede cambiar de lugar, ser más severo en aquellas partes del cuerpo que son más utilizadas.En algunas personas puede interferir con la vida cotidiana mientras en otras supone un malestar leve.
  • Agotamiento: También es muy variable de unas personas a otras; va desde una sensación de ligero cansancio, hasta el agotamiento profundo.
  • Otros síntomas: También varían en severidad:
  • Anquilosamiento: Rigidez del cuerpo, que puede notarse fundamentalmente por la mañana al levantarse o después de estar sentado durante un largo periodo de tiempo o estar de pie sin moverse. También se puede ver afectado por la temperatura o la humedad del ambiente. Incremento de dolores de cabeza o de cara. Generalmente es resultado de músculos del cuello o de los hombros muy anquilosados o sensibles, que transmiten el dolor. La tercera parte, aproximadamente, de los afectados por FM tienen una disfunción de la articulación témporomandibular, en el que se encuentran afectadas las articulaciones de las mandíbulas y sus correspondientes músculos.
    • Trastornos del sueño
      • Tras dormir las horas suficientes, pueden levantarse cansados, como si no hubieran dormido todavía.
      • Pueden tener dificultad para conciliar el sueño o mantenerse dormidos. El sueño no resulta reparador.  Las investigaciones en laboratorios del sueño vieron en algunos pacientes interrupciones en las etapas más profundas del sueño (etapa delta).
    • Trastornos cognoscitivos. Dificultad para concentrarse, lentitud mental, lapsos de memoria, dificultad para recordar nombres, palabras o no sentirse capaz de tener que enfrentarse con varias cosas que hacer a la vez.
    • Malestar abdominal. Trastornos digestivos, dolores abdominales, meteorismo, estreñimiento y/o diarrea.
    • Problemas genitourinarios
      • Aumento en la frecuencia o mayor urgencia para orinar, sin existencia de infección de la vejiga.
      • Algunas personas pueden padecer cistitis intersticial (inflamación dolorosa de la pared de la vejiga).
      • Los periodos menstruales pueden ser más dolorosos o que los síntomas habituales de la FM se intensifiquen.
      • Se puede presentar dolores en la región de la vulva o dolores durante el coito.
    • Parestesia. Se trata de un entumecimiento u hormigueo.
    • Puntos miofasciales hipersensibles. Un elevado número de pacientes tienen una condición neuromuscular denominada “síndrome del dolor miofascial” (MPS, por sus siglas en inglés) en el que se forman unos puntos extremadamente dolorosos, distribuidas en bandas encogidas en los músculos u otros tejidos conectivos. Además de ser muy doloroso, transmiten el dolor a otras partes del cuerpo. Es típica la localización en el cuello, los hombros o en la cintura.
    • Síntomas del tórax
      • Costocodralgia: dolor muscular en la unión de las costillas con el esternón.
      • Mayor susceptibilidad a una enfermedad denominada prolapso de la válvula mitral: una de las válvulas del corazón se hincha durante el latido y causa un chasquido o soplo: generalmente no es ningún problema si no hay otra condición cardiaca; no obstante, ante cualquier dolor torácico, hay que acudir al médico.
    • Desequilibrio
    • Sensaciones en las piernas. Algunas personas padecen un trastorno conocido como síndrome de piernas inquietas: impulso incontrolable de moverlas piernas, sobre todo cuando se está descansando.
  • Hipesensibilidad sensorial /síntomas alérgicos. Hipersensibilidad a la luz, sonidos y olores, se cree que es debido a una hipervigilancia del sistema nervioso. Pueden tener reacciones parecidas a las alérgicas a una variedad de sustancias, que se acompaña de comezón o sarpullido.
    • Problemas de la piel. Prurito, resequedad o manchas.
    • Depresión y ansiedad
    • Existen gran cantidad de errores diagnósticos, asociando los síntomas de la FM a un episodio de depresión o ansiedad; aunque la FM no es una forma depresión, siempre que la depresión o la ansiedad ocurran con la FM, es importante tratarla, ya que puede exacerbar los síntomas.

Diagnóstico

No se puede diagnosticar a través de pruebas de laboratorio, los resultados de radiografías, análisis de sangre y biopsias musculares son normales.

El diagnóstico se realiza utilizando unos criterios desarrollados por el Colegio Americano de Reumatología en 1990:

  • Dolor crónico, generalizado, musculoesquelético, por más de tres meses en cada uno de los cuatro cuadrantes del cuerpo
  • Ausencia de otra enfermedad sistémica que pueda ser la causa del dolor.
  • Múltiples puntos sensibles al dolor en sitios característicos. Existen 18 puntos sensibles y para que un paciente se pueda considerar con Fibromialgia debe tener 11 de estos 18 puntos.

Siguiente tema:

 

No comments.

Leave a Reply