Lupus: Recomendaciones alimenticias para pacientes


Discapacidad 04 jul 2011 // Consejos prácticos

Lupus Eritematoso Sistémico

Las personas en su mayoría desconocen como manejar el diagnóstico de Lupus; veamos algunas características generales de la enfermedad. El lupus es una enfermedad inflamatoria crónica, varias partes del cuerpo son afectadas por esta dolencia, especialmente la piel, las articulaciones y los riñones.

El sistema inmune (las defensas del cuerpo), pierden la habilidad de diferenciar entre las partículas extrañas y las propias del organismo.

pierde la habilidad para notar la diferencia entre partículas extrañas y propias del organismo, por lo tanto produce anticuerpos en contra de “sí mismo”, de esta forma puede causar inflamación, daño a los tejidos y dolor.

En la mayoría de los casos, el lupus es una enfermedad con un daño menor (benigna), en otros, puede causar daños serios y aun producir problemas que pongan en peligro la vida. Se estima que afecta de 25-64 casos por cada 100,000 personas de origen afro-caribeño, presentando las mujeres un alto grado.

Ya que no se conocen las causas exactas de la enfermedad, la relacionan con la carga genética, ambiental, hormonal y racial.

El lupus se divide en tres grupos, el lupus discoide (cutáneo) presenta lesiones cutáneas específicas. El lupus sistémico es el más severo atacando cualquier órgano del cuerpo. El lupus secundario a medicamentos.

El principal objetivo del tratamiento es minimizar los síntomas, reducir la inflamación y mantener las funciones del cuerpo normales. Las medidas preventivas pueden reducir el riesgo de las recaídas. El ejercicio rutinario previene la debilidad muscular y la fatiga.

Lo anterior se suma a la cuestión nutricional, no hay algo especifico aún, lo más recomendable es una dieta balanceada, y algunas ricas en grasas, ayudando al cuerpo a que se mantenga estable en relación con la enfermedad.

Se ha identificado osteoporosis inducida por los medicamentos que se administran para controlar la enfermedad, como son los corticosteroides, por tal motivo la dieta debe cubrir los requerimientos de calcio con vitamina D, por medio de la comida o en suplementos autorizados por el médico tratante.

La nutrición enfrenta diferentes etapas de la enfermedad, entre ellas la falta de apetito que presenta el paciente, debemos evitar que baje de peso ya que esto nos indica baja de nutrientes debido a varios factores, como malestares estomacales, fuegos labiales. En general los fármacos pueden ocasionar malestares gastrointestinales como acidez, malestar estomacal, nauseas, vómito, entre otros. Los profesionales de la salud evaluarán los síntomas y la pérdida de peso para hacer un ajuste en la dieta.

Caso contrario, el aumento de peso principalmente se nota cuando han sido administrados fármacos como los corticosteroides, por tal motivo el cuidado en el consumo de alimentos debe evitar el aumento de las raciones por día.

Se deben monitorear los niveles de glucosa en sangre, ya que frecuentemente por el uso de esteroides aumenta, por tal acción la dieta debe ser cuidada especialmente para evitar deficiencias y excesos comprometiendo al organismo a desarrollar otras enfermedades.

El monitoreo constante de la dieta y de la salud en general debe ser un día a día de los profesionales de la salud como del paciente, ya que son muchos órganos involucrados si esta enfermedad se complica, entre ellos están el corazón y los riñones.

Recomendaciones alimenticias

  • Lo primero que hay que saber, es que no existe una dieta específica para los pacientes con Lupus, como sucede con otras enfermedades que si tienen indicaciones determinadas. Esto se debe a que el Lupus puede afectar diversos órganos, así que la alimentación tiene que ser adaptada al tipo de Lupus que el paciente posea.
  • Lo importante de la dieta para un paciente con lupus, o cualquier enfermedad autoinmune es mantenerse bien nutridos.
  • El objetivo es evitar que se instalen otras enfermedades intercurrentes además de la actual. (Hipertensión arterial, diabetes, aterosclerosis) Por ello las claves son COMER BAJO EN SAL Y GRASAS.

  • Un dato importante es que la dieta para los pacientes con lupus debe evitar los alimentos o bebidas excitantes, como el café, el alcohol o las bebidas cola por ejemplo ya que la falta de tranquilidad o el estrés pueden afectar o agravar la enfermedad.

  • Hay que tener cuidado de cocinar bien las carnes para evitar ingerir alguna bacteria que luego pudiera provocar otro tipo de dolencia.

  • Los tratamientos de moda incluyendo las dietas drásticas deben ser evitados, puesto que estas dietas, entre otras cosas, le piden al individuo que disminuya ciertas clases de alimentos como carbohidratos y que aumente otra clase de alimentos como proteínas. Estas dietas, por su propia naturaleza, no están balanceadas en forma apropiada y no son adecuadas para una buena nutrición.
  • Ciertos pacientes de LUPUS creen que los algunos suplementos vitamínicos (a veces en grandes cantidades) pueden ayudar a mejorar la enfermedad. Hay evidencias del rol de algunas vitaminas en el sistema inmune , pero existen otras explicaciones para la mejoría, antes de que se pretenda que las vitaminas son la única causa del alivio. En primer lugar, el LUPUS se caracteriza por remisiones y exacerbaciones de tipo espontáneo. Si esa remisión ocurriera durante el tiempo en que el paciente esté tomando suplementos vitamínicos o cualquier otra terapia no tradicional, se atribuiría en forma incorrecta, la mejoría, al cambio de la dieta. En segundo lugar, algunas manifestaciones del LUPUS tales como la fatiga y la debilidad tienen un componente psicológico significativo además del problema físico. Si uno no se siente bien, hay una tendencia a volverse inactivo. Esto se puede volver un círculo vicioso en el cual la inactividad lleva a mayor inactividad y debilidad, lo cual es un problema serio en cualquier enfermedad crónica. Si el/la paciente cree en las vitaminas, esta creencia puede afectar al componente psicológico y hacer que el/la paciente se sienta mejor, tornándose más activo (a) y disfrutando de una sensación de salud. El/la paciente puede atribuir su mejoría al efecto terapéutico de las vitaminas, aunque éstas no hayan tomado parte alguna en el proceso.

Ante cualquier duda con la dieta, el tipo de alimentos o las cantidades que debe ingerir un paciente de lupus o cualquier otra enfermedad lo mejor es consultar con un especialista en nutrición o con el médico tratante ya que nadie mejor que ellos sabrá que es bueno o no para el paciente

Deja tu comentario

2 Comments

  1. Que a estas alturas haya que leer que la fatiga en el Lupus es “psicológica”… Y digo lo mismo que Jesús. Desde luego las recomendaciones alimenticias las que te de el médico.

  2. jesus dice:

    Mas o menos donde C.A.R.A.J.O. estan las recomendaciones alimenticias…