Remedios caseros y naturales para aliviar la artrosis


Discapacidad 05 oct 2011 // Consejos prácticos

Artrosis y medicina natural

La artrosis es una enfermedad de las articulaciones que se caracteriza por el desgaste de la almohadilla, que está entre hueso y hueso, a esta se le llama cartílago articular.

A causa de la pérdida de este cartílago los huesos se rosan y van aplastandose causando dolor, inflamación y deformidades permanentes en las articulaciones de quien lo padece.

La artrosis se presenta usualmente en  articulaciones  de mayor movimiento, las articulaciones de los hombros, columna vertebral cervical (impidiendo mover la cabeza con facilidad, además que puede provocar mareos) y las articulaciones  lumbares, caderas, rodillas y tobillos y las manos.

Es importante observar que todas las personas a medida que envejecen pueden desarrollar, en mayor o menor grado, artrosis.

Todos tenemos algún remedio de herencia familiar, que sana este trastorno doloroso. Descubra en esta página los mejores trucos de la medicina natural.

  • Abedul.- Se mezclan 10 gramos de hojas de abedul, 15 gramos de hipérico o hierba de San Juan, 15 gramos de diente de león, 15 gramos de hojas de fresno y 15 gramos de agracejo. Se mezclan todas estas hierbas y se echa una cucharada sopera por taza de infusión. Se beben tres tazas al día, después de las comidas.
  • Albaquillo del campo.- Cuando los dolores son muy fuertes y atacan casi todo el cuerpo, es muy eficaz tomar baños tibios, en agua de cocimiento de albaquillo del campo (Thalyctrum lasiostylum),al 5 por ciento. Al mismo tiempo se hace la cura con el jugo de limón.
  • Aplicación de frío, calor y electroterapia.- La aplicación local de frío está indicada únicamente cuando existe una fase de inflamación aguda en la articulación. Se realiza con una bolsa con hielo envuelta en un paño. También resultan muy útiles las bolsas de alimentos congelados (arvejas congeladas, por ejemplo). En el resto de los casos, suele ser más beneficiosa la aplicación de calor, que alivia el dolor, la rigidez articular y las contracturas musculares de la artrosis. La aplicación de calor puede realizarse mediante una ducha o baño caliente, o con una manta eléctrica o secador de pelo. Para las manos se emplean los baños de parafina caliente. Es mejor la aplicación de calor distribuido en varias veces al día, en periodos de 10 a 15 minutos. Otra forma de tratamiento consiste en la aplicación de diferentes técnicas de onda corta, ultrasonica
  • Aromaterapia.- Agregue aceite esencial de geranio (4 a 6 gotas) en’el agua de la banadera, o mezcle con aceite portador (como el de almendras), y realice masajes. También puede usarlo para aplicar compresas calientes en la zona afectada.
  • Artemisa (Hierba de San Juan).-En una botella con aguardiente, se pone un puñado de Artemisa, y después de 8 días, que debe dejarse al sol y al sereno (después puede durar años), se fricciona bien la parte dolorida, poniendo en seguida, una franela empapada en la misma preparación.
  • Avena.-La avena cocida con vinagre, y aplicada en forma de cataplasmas, constituye un excelente remedio contra los dolores. La avena, siendo rica en lecitinas.es indicada para diabéticos y artríticos.
  • Baños en agua de mar.- Bañarse en el mar, y si no, hacerlo en casa con agua caliente, a la que se añadirán 5 kilos de sal marina. Antes de irse a dormir, se tomará un baño de agua caliente, y es aconsejable no secarse mucho al salir del agua, tratando de dejar la sal en la piel durante un día. Hacer esto durante varias semanas.
  • Barro caliente de aloe..- Se necesitan 50 gramos de pulpa de aloe, una cucharada de miel, una infusión concentrada de romero y arcilla verde. Se mezcla la pulpa de aloe con la miel y la infusión de romero. Se guarda en un recipiente dentro de la heladera. Al momento de utilizarlo, se calienta un poco de la preparación en una olla, se echa en un bol y se agrega una cucharadita de arcilla. Se mezcla todo bien hasta que la” preparación quede espesa. Una vez lista, se aplica sobre la zona afectada, mediante masajes.
  • Cabello de Ángel.- Se rellena el colchón y almohada con la planta, para que duerman personas que padecen de reumatismo.
  • Caldo de puerros.- Sirve para combatir la sensación de frío en los huesos. Preparación: se utilizan doce puerros y un litro de vino blanco seco. Se les quita la parte verde y las raíces a los puerros, y se ponen junto con el vino en una olla. Se cocina todo durante veinte minutos, hasta que el líquido se reduzca a la mitad, evaporando el alcohol. Se toman tres o cuatro vasos al día.
  • Cambari o Ají del monte.- Los frutos triturados y macerados en alcohol puro, durante 8 días, se emplean en fricciones contra varios dolores. Por medio litro de alcohol, se emplea un puñado de Cambari.
  • Cardilla.- Para aliviar los dolores, se prepara con 30 gramos de la raíz y un litro de agua, que deben hervir unos 10 minutos, un cocimiento que luego se filtra, y se toman tres o cuatro vasos por día.
  • Cebolla a la lionesa.- Para su preparación se necesitan: tres cebollas, huevos, aceite, ajo, perejil y pimienta. Se cortan las cebollas en aros y se colocan en una cacerola de barro con aceite, sal y pimienta. Se deja rehogar lentamente. Cuando esté listo, se hacen unos huecos entre la cebolla y se colocan los huevos. Finalmente, se agrega un poco de sal y perejil, y se mantiene tapado.
  • Cepacaballo.- Es un poderoso remedio para las enfermedades reumáticas, deshinchando las articulaciones. Se emplea en forma de cocimiento: 30 gramos en un litro de agua.
  • Cola de caballo.- En un recipiente se mezclan 50 gramos de cada una de las siguientes plantas: cola de caballo, centidonia, trébol de agua, pimienta acuática, zarzaparrilla y raíz de junco. Se colocan tres vasos de agua a hervir, y cuando comience el hervor, se apaga el fuego. Se echan inmediatamente tres cucharaditas de la mezcla de las hierbas, se remueve bien, se tapa y se deja reposar durante cinco minutos. Luego se cuela y se beben tres tazas al día, preferentemente después de las comidas.
  • Ejercicio.- Es importante hacerlo de forma regular, a diario, porque previene la rigidez y favorece la remineralización, al aumentar la circulación sanguínea en el hueso (los nutrientes llegan al hueso a través de la sangre). Son recomendables los ejercicios de estiramiento, por ejemplo el yoga. Practicarlos 15 minutos al día. Si pasa mucho tiempo sentado, levántese cada treinta minutos, y de unas vueltas por la casa o por la calle. Es bueno un paseo, al menos media hora por día.
  • La natación es también muy aconsejable porque descarga las articulaciones. Andar en bicicleta evita el anquilosamiento de las articulaciones del pie, rodilla y cadera.
  • Emplasto.- Se prepara un emplasto utilizando un repollo (que se le pasará un rodillo de madera para aplastarlo un poco) y arcilla mojada con una infusión de un puñado de cola de caballo. Por las noches, se coloca con un paño de lana y una venda elástica, para que no se caiga. Se retira a la mañana siguiente.
  • Enebro.- Las bayas machacadas se usan en infusión (de 30 gramos en un litro de agua) para aumentar la cantidad de orina. Los reumáticos también encuentran gran alivio con el uso de esta infusión; al mismo tiempo se debe frotar las partes doloridas con aceite de bayas de este árbol.
  • Espliego.- Cataplasmas calientes con la planta hervida, calman los dolores. Las flores puestas en aguardiente son un buen remedio para frotar miembros doloridos. El alcohol de espliego (un puñado de la planta remojado durante 10 días en alcohol), sirve para el mismo fin.
  • Hidroterapia.- Realizar aplicaciones frías de barro medicinal o arcilla, o envolturas frías. Mantener sobre la articulación afectada durante media hora o 40 minutos, hasta que el barro se seque o el paño se caliente. Repetir 3 ó 4 veces al día.
  • Infusión de corteza de sauce.- El sauce contiene ácido salicílico, que es uno de los agentes activos de la aspirina. Por lo tanto, si se toma cotidianamente, durante largo tiempo, esta infusión ayuda a calmar los dolores de quienes ya padecen la enfermedad.
  • Infusión de ortiga y salvia tiene efectos calmantes y regenerativos..- Muchas infusiones calmantes alivian también los dolores artríticos.
  • Jaramago oficinal o Yerba de los cantores.- La raíz rallada y aplicada como cataplasma, tiene un efecto calmante.
  • Jarilla.- Con un manojo de raíz y un litro de agua, se hace hervir diez minutos, para obtener un remedio que sirve para curar reumatismo y gota. Se toma por tazas, todo el líquido, durante el día, nueve días cada mes.
  • Lavanda.- Se hierve un litro de agua destilada y dentro se colocan las flores de la- vanda. Se mezcla bien y se culi bre, dejándolo 48 horas dentro del recipiente.” Pasado ese tiempo, se cuela el líquido con una tela de gasa, presionan-do bien para extraer la máxi-ma fragancia de las flores. Se incorporan dos cucharadas de vodka -que actuará como vaso-dilatador- y se mezcla de nuevo. Por último, se embotella, se tapa y se etiqueta. Se aplica mediante fricciones en la zona dolorida. Su efecto antiinflamatorio proporcionará una agradable sensación de alivio.
  • Masajes.- Se puede masajear con aceite de oliva templado, apenas comienza el dolor. También pueden usarse aceites esenciales de ajo, enebro, espliego, salvia, romero o tomillo, diluidos en una proporción de 1 a 10 con aceite de oliva. Otra receta tradicional para masajes es la siguiente: mezclar bien 2 gotas de aceite esencial de clavo, 3 gotas de aceite esencial de eucalipto, 3 gotas de aceite verde, 7 gotas de aceite de alcanfor y 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • Menta.- Ayuda a combatir la artrosis. Luego de lavarla, se corta en trocitos. Se puede preparar un licor, con un litro de vino puro, una taza de azúcar o miel de abeja y los trocitos de menta.Se mezcla agi tando y se deja descansar 24 horas. Se toma tres veces por día, antes de las comidas o una copita antes de dormir.
  • Miel y vinagre de manzana.- Una cucharada de cada uno, tomada en ayunas, sirve para prevenir la artrosis.
  • Muérdago.- Se realiza una infusión de un puñado de la planta, y se beben dos vasos diarios. A su vez, la misma preparación puede aplicarse mediante masajes sobre la zona afectada.
  • Ortiga.- El cocimiento de la ortiga común, tomada por tisana diaria, es muy bueno contra las enfermedades reumáticas. Se preparan 30 gramos de ortiga en un litro y medio de agua, que se hace hervir hasta reducir el líquido a la mitad, y se toma por copitas, durante el día. Hay que seguir el tratamiento un tiempo regular.
  • Parietaria o Yerba de San Pedro.- Se prepara de la siguiente manera: Se hierven 50 gramos de parietaria en un litro de agua, durante diez minutos. Se toman tres a cinco tacitas por día.
  • Verbena.- Hojas de verbena hervidas en vinagre de vino y aplicadas como cataplasma, calman los dolores.
  • Zarzaparrilla.- Tomar dos tazas de infusión de raíces de zarzaparrilla por día, alejadas de las comidas

La información de este articulo tiene una funcion solamente informativa. Recomendamos que consulte a su medico o terapeuta ante cualquier duda.

Fuente: Taringa

Deja tu comentario